Acusan a cementera Cruz Azul de contaminación y exigen obras

Maurilio Rosas Morales, integrante de la organización, aseguró que la empresa ha causado contaminación a los pozos de agua

Pobladores de Quecholac y Palmar de Bravo, pertenecientes a la Asociación Ecológica Eco-Tuzuapan, exigieron que el gobierno estatal vigile que la cementera Cruz Azul cumpla con las obras que prometió al instalarse hace diez años en la región, y acusaron que se han visto afectados en su salud y el medio ambiente.

Maurilio Rosas Morales, integrante de la organización, aseguró que la empresa ha causado contaminación a los pozos de agua y cultivos de hortalizas, además de que ha afectado la reserva de la biósfera Tehuacán-Cuicatlán.

Señaló que en los últimos tres años la contaminación generó la muerte de cinco personas por cáncer de enfisema pulmonar, debido la inhalación del polvo por las detonaciones que se hacen diariamente para extraer el material pétreo.

Rosas Morales expuso que se han duplicado las detonaciones en las últimas semanas y unas 600 personas han salido de la zona, pues la cantidad de polvo que se genera por la extracción provoca problemas de salud.

Afectan a pozos de agua

Además de los problemas de salud en los habitantes, la organización Eco-Tuzuapan dio a conocer que las labores de la cementera Cruz Azul afectan los pozos de agua comunitarios.

Incluso, la comunidad de Froylán C. Manjarrez, en Quecholac, se ha quedado sin el suministro porque se secaron siete pozos.

Aunado a esta situación el polvo perjudica los sembradíos y el agua que utilizan para regar la cosecha proviene de la planta tratadora de la propia compañía, pero como el tratamiento no es el adecuado, ésta se contamina.

“Los pozos se secaron totalmente y ahora los habitantes tienen que comprar pipas y conseguir agua a varios kilómetros de distancia”, indicó Maurilio Rosas.

Otra situación es que la cementera está instalada en la reserva de la Biósfera, por lo cual los habitantes aseguraron que dicha zona protegida ha tenido afectaciones.

Sin embargo, la delegada en Puebla de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Daniela Migoya Mastretta, sostuvo en ocasiones anteriores que todos los proyectos de la cementera están aprobados por la dependencia y descartó que haya posibles afectaciones a la biósfera.

Incumplen con obras prometidas

De igual forma los pobladores reclamaron que a pesar de que les fueron expropiadas 250 hectáreas para la instalación de la cementera, cuestión a la que se opusieron desde un inicio, la empresa y el gobierno de Mario Marín Torres se comprometieron a construir un complejo ecoturístico y a rehabilitar la clínica de salud para compensarlo.

Fue por eso que las poblaciones de Adolfo López Mateos, San José Tuzuapan, Palmarito Tochapan, Froylán Manjarrez, San Simón Yehualtepec y San Miguel Zozutla firmaron el “Acuerdo de Concertación” para permitir la instalación de la cementera.

Sin embargo dichas promesas no fueron cumplidas. Por ese motivo los miembros de la Asociación Ecológica Eco-Tuzuapan pidieron al actual gobernador que se comprometa a que esos acuerdos se concreten, sobretodo la clínica porque es necesaria para que se traten los males respiratorios causados por la cementera.

Los pobladores aprovecharon para anunciar un Foro en Defensa de la Madre Tierra, este domingo 26 de abril a las 10:30 horas en la comunidad de San José Tuzuapan, donde realizarán una clausura simbólica a Cruz Azul con motivo del Día de la Madre Tierra.

 

Visitas: